Dos niños cantan el 92845, el segundo premio.
Dos niños cantan el 92845, el segundo premio. / RTVE

Un segundo rezagado

  • L'Hospitalet y Madrid vendieron 120 series de un premio muy repartido

Tardó en llegar, pero llegó. Uno de los grandes premios más remolones de la historia. El segudo premio de la Lotería de Navidad, agraciado con 200 millones de euros –1,25 millones por serie–, cayó en el número 92.845. En un sorteo aburrido, por lo que se demoraron los primeros premios, y en el que fue noticia los malos ratos que pasaron algunos de los niños de San Ildefonso, este segundo premio llevó la alegría a centenares de administraciones de lotería de todo el país.

Eran las 12.28 horas y se estaba rellenando el octavo alambre de la octava tabla. Faltaba escasa media hora para acabar el sorteo. Los niños John y Maguett no daban crédito a lo que tenían entre sus manos, cada vez más nerviosos, como el público del Teatro Real por ver los grandes números. Las bolas se le escurrían de los dedos hasta que las presentaron ante la mesa de la presidencia. Desde ese momento, el 92.845 comenzó a dejar una lluvia de dinero.

La mayoría de las 160 series fueron vendidas en la Hospitalet de Llobregat (Barcelona) (60) y Madrid (60). El resto quedó muy distribido, dado que el número se vendió en billetes por todo el país.